miércoles, 28 de junio de 2006

Amanecida

Regreso.

El sol me besa los párpados
y el matutino rocío,
condensado en el envés epidérmico,
se evapora.

Luz marítima.
Brisa cian.
Las lides entre el Levante y el Poniente
se traman en la estratosfera.

El alma se despereza,
remoloneando sobre la fresca yacija;
le da pereza subirse al Mundo en marcha.
Afortunadamente, las musas revolotean sobre el dintel de la puerta.

En tanto,
mi corazón palmea,
haciendo galopar la riada sanguínea
por los cauces
y las cárcavas menguadas durante la noche.
Torbellinos de rubicundos hematíes
se arremolinan en el torrente plasmático;
elásticos bailores,
oxigenados traductores de bulerías.

La aurora - Bouguereau
"La aurora" de Bouguereau

Texto con todos los derechos reservados ©

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.