viernes, 14 de marzo de 2008

A mí

[] A mí, que aún no he encontrado la justificación que me hacía falta.
A mí, que no he vuelto a cerrar los ojos.
A mí, que todavía no he conseguido olvidar el futuro.
A mí, que almaceno mi legado en las bodegas del alma.

A mí, que quisieron robarme todos los duendes.
A mí, que tantas veces me golpearon con mi propia franqueza.
A mí, que recibí tantas promesas mal embaladas.
A mí, que no descanso más que acunada en la amnesia temporal del sueño

Quizá no debieras hablarme de esperanza.

A mí, que desprecié cada fracaso, cada derribo.
A mí, que caminé con los pies rotos tan largo trecho.
A mí, que estuve a punto de rendirme.
A mí, que tantas veces me levanté sin mirarme las heridas.

A mí, que insisto en escuchar cada promesa.
A mí, que todavía quiero creer en la palabra.
A mí, que cultivo la dudosa costumbre de congeniar con los gnomos.
A mí, que aún revoloteo y tengo alas

Quizá no debieras hablarme de osadía...

Maxfield Parrish - Éxtasis
"Extasis" de Maxfield Parrish

Texto con todos los derechos reservados ©

6 comentarios:

  1. Me encantó...me encantó...realmente me emocionaron estas palabras y la imagen que escogiste me hizo sentir esa sensación de miedo de adolecente - niña sufriente que no consigue sobreponerse del maltrato.
    No sé qué cuestiones personales te lo habrán inspirado, (ojalá no sea puro dolor de un pasado) pero te repito que me ha encantado...y de fondo...una excelente melodía.

    Qué más se puede pedir????

    Besos, Auxi...y gracia spor mostrarnos un poquito de vos en la foto de tu perfil!! jejejeje (me gusta esa mirada!)

    ResponderEliminar
  2. Hola, Monic! Muchas gracias!

    Ya ves, hoy he tenido un momento para sentarme e hilar palabras. Ya hacía tiempo que no disfrutaba de ese lujo; porque últimamente ha tomado visos de lujo. Y eso que yo apenas necesito otra excusa que esa: un poco de tiempo...

    Te cuento, ya que te lo preguntas, que este poema me los inspiró la vida y el coraje, sobre todo el coraje, el valor que implica caer y levantarse, caer y levantarse, caer y no dejar de creer...

    Y no es que mi vida haya sido especialmente dramática. Lo que pasa es que tengo un alma muy blandita, que se lastima con cualquier cosa. Y me he caído ya tantas veces por el camino...

    En fin. De ahora en adelante intentaré ser menos patosa...

    Un beso. Y gracias otra vez.

    ResponderEliminar
  3. Puedo compartir cada palabra, cada concepto, cada sensación transmitida, cada sentimiento descrito, cada suspiro, cada amenaza, cada esperanza, cada golpe y cada amnesia, cada ausencia reconocida, cada insomnio creativo, cada desprecio y herida y cada cansancio que vive en las letras que has unido...

    "A mí, que tantas veces me levanté sin mirarme las heridas."
    "A mí, que insisto en escuchar cada promesa."

    ¡¡¡DIOS!!! Qué explosión...

    ¿Sabes? También hablas de mí, cuando hablas de tí...

    Queralt.

    ResponderEliminar
  4. Hola alma gemela,

    hoy día de fiesta empiezo otra andadura.

    Me alegra ver que te animas a elevarte sobre los inconvenientes de la vida.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Wow! Queralt! Me emociona esa afinidad de la que hablas! "Hablas de mi cuando hablas de tí"... Eso sí que es una explosión! una explosión de fuegos artificiales! MIL GRACIAS!

    ResponderEliminar
  6. Hola, alma gemela.
    Menos mal que has vuelto.
    Muack!

    ResponderEliminar

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.