domingo, 29 de junio de 2008

Rebuscando en los cajones...

Cuando me pongo a rebuscar entre las cosas viejas, aunque no lo haga de forma literal, aunque lo haga sólo de forma figurada, siempre aparecen papeles arrugados, anotaciones improvisadas, reflexiones inapelables y poemas inacabados que un día fueron más fuertes que yo misma.

Ahora decido retomar esos textos olvidados para salvarlos de la inopia, del silencio y traerlos de nuevo a la vida, hasta aquí, hasta su líquido amniótico, donde las palabras tienen cuerpo, donde despejan el silencio y donde el hombre no las vacia ni le roban el sentido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.