jueves, 2 de abril de 2009

De principitos y princesitas...

eleanor fortescue brickdale - today for me
"Tday for me" de Eleanor Fortescue Brickdale.

Cuando quiere saber el tamaño de las cosas, la gente grande las miden, las pesan, las cuantifican y les ponen precio. Sin embargo, no es fácil hacerles entender lo equivocados que están. No midas nunca las cosas como lo hacen la gente grande, pues suele ocurrir que las cosas pequeñas son mucho mayores que todas las demás. Por mucho que crezcas, mide siempre las cosas como lo hace la gente pequeña...

Y si alguna vez se te olvida cómo se hace, vuelve a leer "El Principito"...

Puedes leer "El Principito" en la web del Proyecto Averroes.

Texto con todos los derechos reservados ©

6 comentarios:

  1. Hola Auxi!...cómo estás???????...de la mano del Principito, sin duda llena de sueños y amgis. Recuerdocuando lo leí por primera vez, me conmovió su sencillez y su inocencia. Me hizo sentir que era bueno ser niño/a...(y yo lo era!) así que me llenó de esperanzas ver que un adulto se esforzaba por imitar a un niño, por más príncipe que fuera! jejeje

    Me has traido hermosos recuerdos.


    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por siempre y por todo
    Un enorme abrazo
    meim

    ResponderEliminar
  3. Hay que poner el alma a la altura de la de un niño para saber vivir.
    Tener niños cerca nos ayuda. Y si no es así, libros como El Principito nos lo recuerdan.
    Abrazos Auxi. Felicidades Esther.

    ResponderEliminar
  4. Sí señorita, siempre como la gente pequeña, porque, a la grande, se le olvida el valor de lo invisible.

    Y, muchas felicidades a Esther.

    A, ti, ya te vale, monina:D que no escribes nada, jooooooooooooo

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  5. Vaini, voy a dejar tu blog de momento en el sol por ese precioso premio y lo coloco cuando pase la semana santa ¿Vale?

    Para ese muchachita muchas felicidades y es verdad, cuando sea mayor que no deje de leer El Principito. :)

    ResponderEliminar
  6. María, ahora voy a visitarte, a ver cómo andas.

    Jose, qué razón tienes. Tener niños cerca nos ayuda a ver el mundo a través de sus ojos. Es como tener tu propio Principito.

    Mariam, me regañas con razón. Gracias por recordarme que me tengo que poner la pilas. Me urge concertar una cita con mis musas XD!!

    Miguel, tú a tu ritmo. Ya sabes que aquí no hay relojes, ni calendarios, ni horarios ;)

    Besitos a todos de parte de Esther.

    ResponderEliminar

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.