miércoles, 20 de noviembre de 2013

Este jueves, un relato: El ídolo

Este jueves, Judith nos invita a una fiesta por todo lo alto. Los invitados deben acudir acompañado de un ídolo sea cual fuere su categoría.



Un silencio sepulcral lo despertó en mitad de la fría noche y se alarmó ante su propia soledad. Sobre la tierra no quedaban ya ni las huellas de aquellos que a hombros hasta allí lo habían llevado, entre vítores y palmas. Se incorporó y se sorprendió al verse desnudo en mitad del páramo, desprovisto de entorchados y púrpuras. ¿Acaso todo había sido un sueño? ¿Acaso estaba soñando aún? Entonces, al llevarse las manos a la cabeza, un ramillete de marchitas hojas de laurel cayeron al suelo, trayéndolo de regreso al mundo real.

Frank Dicksee: Victory, A Knight Being Crowned With A Laurel­Wreath
Frank Dicksee: Victory, A Knight Being Crowned With A Laurel­wreath

Texto con todos los derechos reservados

42 comentarios:

  1. Puramente fantástico, volado y flotante tu ídolo personal Auxi.......afectuosos saludos.....¡gran imaginación!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lao. Quiero que sepas que que alguien con una imaginación tan desbordante como la tuya resalte la cualidad imaginativa de mi pequeño relato es muy gratificante. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hola!
    Que bonito relato, en pocas palabras nos has contado una historia intensa, solo el recuerdo del ayer le quedara ahora.
    Gracias por participar!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idolatría deja muchos ídolos rotos en el camino. Confieso que al principio me quedé fuera de juego con tu propuesta. Será porque los antihéroes me llaman más la antención y espolean mucho más mi imaginación. Pero cuando divisé a ese ídolo, al ídolo caído, en un plano más metafórico, fue una iluminación. Así que muchas gracias por la arriesgada invitación, Judith. Besos.

      Eliminar
  3. Es precioso, Auxi. Lleno de palabras creativas y bien expresadas que hacen volar la imaginación del lector. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo con los compañeros en que te ha quedado un relato fantástico. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Además de interesante, tyu relato s ciñe a las cien palabras que proponía Judith

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tracy. Je. Sí, me estoy esforzando por hacer relatos más cortos, adoptando más el formato de microrrelato que el de relato. Cuando no me pogo este límite, me extiendo excesiva e incluso cruelmente ;)

      Eliminar
  6. Me ha gustado mucho .... y lo "del mundo real" .. da tanto de sí. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa. En verdad, ese 'mundo real' que pone punto final al relato le otorga una dosis más de ambigüedad... Besos

      Eliminar
  7. La vida efímera de un ídolo, al final, no queda nada, solo flores marchitas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Muchos ídolo caídos no saben levantarse y seguir adelante. Se quedan atrás entre las flores marchitas de las que hablas. Un abrazo grande.

      Eliminar
  8. Suele suceder con los ídolos: Tú lo has narrado de una forma magnífica en tu relato. Idolo de barro, cree que la gloria y la fama durarán siempre y un buen día se ve sólo, despojado de todo, sumergido en la nada y sólamente una marchita corona de laurel queda como testigo mudo de lo que fué un día.
    Me ha gustado mucho tu relato, Auxi.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pepe. Un abrazo. O mejor, un beso.

      Eliminar
  9. Cuán efímera suelen ser algunas cosas... La fama, la idolatría, la admiración en su clímax... pero si algo de todo cuanto sostiene eso, tambalea, va a ser difícil volver a poner los pies en el suelo. De última, solo nos quedará el recuerdo de la gloria como esa corona de laureles marchita. Exquisitamente expresado!
    Besos:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  10. Algunas veces los ídolos me temo que preferirían no despertarse.
    Me gusto tu relato .
    Besos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso creo que lo despertarse en su canso depende del tamaño de la costalada. Muchas gracias, Lucía. Besos grandes.

      Eliminar
  11. La terrible desnudez, la soledad del ídolo despertado, la realidad que le sorprende para dajarlo común humano, duró poco la frescura de esa corona de laurel.
    Con unas palabras breves y casi épicas, desmitificas y me fascinas !qué bien has desmontado al ídolo! casi me da lástima.
    Energía en esas pinceladas que expresan lo efimero con una atmósfera mágica, dorada.
    Besitos contentos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Natalia. Que sepas que tu comentario me ha erizado el vello y me ha alegrado el corazón. Besos grandes. :_)

      Eliminar
  12. Ya ves tú, le cayó la corona y las rics vestiduras y se convirtió en un simple y llano mortal. Hay algunos que se visten de seda y se lo creen... pero esos nunca se dan cuenta de lo que son... o no quieren???

    Un beso y tu cafelito.

    Oé, oéeeeeeee, oé, oéeeeeeee... por fin sin el google+ te puedo comentar normal!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa pregunta creo que necesitaría un extenso debate y quizá no hallemos la respuesta.

      Me alegro que al fin puedas comentar por estos lares. Desconocía yo que G+ censurase los comentarios de ususarios ajenos a su plataforma. Al final, el blog ha viajado atrás y ha recuperado las plantillas clásicas y la vieja caja de comentarios. Se ve que los cambios implementados por Google y Blogger no han sido muy provechosos. Ellos verán.

      Mi bienvenida, sellada con un beso!

      Eliminar
  13. La gloria dura lo que dura el sonido de los clamores, nada...
    Muy buen texto Axi, como siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Y es que a veces la gloria no es más que un suspiro...
    Muy buena la manera con la que lo pusiste en palabras!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  15. Otro ídolo que cae y se desmorona ante los ojos de la realidad. Nada es para siempre.
    Cien palabras intensas.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante los ojos de la realidad... muy gráfico.
      Muchas gracias! Besos también para ti!

      Eliminar
  16. No es cuestión de darse por vencido. Es cuestión de agarrar la pluma y a ponerse a versificar, a escribir, a historiar. O lo que se haya hecho para merecer la corona de laurel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto es. Es una sabia reflexión. La verdad es que hay ídolos de todas las pastas. Los de barro, vuelven al barro. Perduran aquellos que caen del pedestal y se recomponen para seguir peleando.

      Eliminar
  17. Jolín! Qué bien has contado la historia de lo efímero de la fama en tan pocas palabras, me ha encantado!
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Contundente y claro como el agua clara... cada uno que saque sus propias conclusiones. Pero haberlos..."haylos"
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alfredo. La verdad es que un texto tan condensado da para muchas lecturas. Por eso me gustan tanto los microrrelatos. Besos.

      Eliminar
  19. Me gusta por la brevedad y la profundidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fabián. Brevedad y profundidad. Profundidad. Me gusta. Un beso también para ti.

      Eliminar
  20. La gloria es tan efímera.... que no se si sufre más el que idolatra o el idolatrado, porque somo inestables como la marea....

    Tu relato es de un preciosismo exquisito. Sabes que contas con mi admiración. besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff! Gracias, Cas! Has conseguido ponerme el vellito de punta! :_)

      Eliminar

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.