Ir al contenido principal

Cerezas

Niña con cerezas - Charles-Amable Lenoir
"Niña con cerezas" de Charles-Amable Lenoir.

Siempre me las sirvo en un vaso de cristal trasparente, pues el paladar comienza en la mirada e incluso en el olfato mucho antes que en la propia boca.

Las paredes del recipiente las retienen, amontonándolas en un difícil equilibrio. A través del vidrio es fácil recrearse en sus diferentes tonalidades de rojos, desde el más blanquecino al granate más poderoso, acariciando a veces un negro sanguinolento en las versiones más maduras. Cubiertas de perlas de agua, aparecen, además, frescas y luminosas, casi estivales.

No suelo devorarlas enteras, de un recio y solitario bocado, sino de dos mordiscos, dejando en la pequeña baya una herida sangrante a través de la que se aprecia el terso y diminuto hueso que, a pesar de su pequeño tamaño, la llena casi entera. En la boca, la película carnosa se disuelve en la piel que la cubre, fibrosa y tierna, licuándose en una crujiente y azucarada fusión.

Poco a poco, voy mermando el contenido del vaso, deteniéndome con fruicción en los sabores y en las texturas, unas veces mas ácidos y hebrosos y más dulces y tiernos otras, pero siempre reservando los ejemplares más maduros para el final, pues también una tiene sus caprichos.

Comentarios

  1. Holas soy Yari
    Me encanta cómo escribes
    Aunque las cerezas no me gustan (>___<) con el escrito se me ha abierto el apetito xDDD
    Me encantaría poder escribir tan bien... pero soy incapaz de expresar con palabras todo el mundo que llena mi cabeza T____T
    (y mira que es inmenso)
    Beoss

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Yari...

    Tú, busca y hallarás el lenguaje para expresar ese mundo interior... El mío se plasma sobre el papel... ¿Y el tuyo? Quizá sobre la tela, sobre el lienzo, sobre la pared, sobre el pentagrama...

    Cuanto más espacio ocupa el mundo que albergamos, mayor debe ser su válvula de escape

    ResponderEliminar
  3. Sabe, Yari? Yo creo que tu lenguaje se plasma sobre el cristal...

    Me recreo en esa onjunción de poemas, fotografías, música, colores... Tu creatividad es capaz de derretir el frío de la pantalla de un ordenador.

    :-) Sí, tu espacio es un bello y cálido collage...

    ResponderEliminar
  4. Me gusto la descripción que haces a cerca de las cerezas. Es tierno, dulce, sabroso, todo un manjar para los sentidos. Yo escribo a menudo cosas parecidas, tiernas, agradables, llenas de amor idealizado a paisajes o a sentimientos, pero siempre me gusta meter un toque amargo. Como a los que les gusta el chocolate, siempre tienden al amargo y puro pues sus paladares les exigen algo más fuerte. Mi escritura es parecida, tiende a ese sabor amargo y a veces incluso febril.

    Un saludo escritor.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, ¡no me lo puedo creer! ¿Cómo es posible que haya encontrado a alguien que hace la misma ceremonia que yo para tomarse unas cerezas?
    Me parece increíble pero gratificante, la verdad, porque eso de sentirse tan sola por rara, en el mundo, es duro, jejejjejeje
    Me ha parecido casi una oda a la cereza...
    Estás invitada a coger tantas cerezas como te apetezcan en mis casas que, además de estar repletas de ellas, a partir de hoy si tu quieres,también son las tuyas.
    Cerezas revueltas en chocolatito caliente.

    Queralt.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu amable visita y por darme tu permiso. De momento, me he llevado "las cerezas" y, como te prometí, consta tu nombre como autora y tu enlace. Más adelante, me llevaré ese pedazo de poema que te "pedí" ayer. Ahora no puedo estar más tiempo. Y bien que lo siento.
    Yo también te he puesto en mis casas. Serás muy bien recibida cada vez qeu quieras venir a por más cerezas. Siempre hay, siempre estamos recolectado... es la magia de todos los que venís a verme.

    Más cerezas. Y un abrazo.

    Queralt.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados