Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2013

¿Recuerdas?

Diamanda Galás, Supplica a Mia Madre Alfredo nos propone una cita turbadora a la que debe acudir 5 verbos: Bailar, amar, ver, soñar y morir... Hemos quedado en La Plaza del Diamante. ¿Recuerdas aquel entonces, cuando me bailabas el agua? ¿Recuerdas nuestras largas despedidas en el portal? ¿El ruido de mis tacones subiendo a toda prisa las escaleras para llegar al balcón antes de que girases la esquina? Parapetada entre los geranios de mi madre soñaba despierta mientras que te veía caminar calle arriba, esperando que te giraras una vez más para mirarme. ¿Te he dicho alguna vez cuánto dolor me hacías sentir con aquella última mirada? ¿Te he dicho alguna vez cuánto temor encendía en mí aquel dolor? ¿Cómo le digo yo a mi madre que un hombre como tú me está robando poco a poco aquello que ella me dio? ¿Cómo le digo yo a mi madre lo ingrata que soy amándote , regalándote de forma gratuita toda esa grandeza? No quiero morir de amor. No, no quiero. Vagar por la Tierra dolié

Chicles a peseta

A propuesta de Casy, esta semana los jueveros nos metemos en la cocina. El banquete tendrá lugar en el balcón de Casss ... Ingredientes . Memoria, paladar, un par de ojos cerrados. Elaboración . Con los ojos cerrados, poner en marcha la máquina del tiempo. Aguardar hasta que sintamos en la boca el sabor del regaliz rojo. Descender del vehículo y caminar hasta la cocina. Para un correcto emplatado, será necesario hablar con la boca llena.  Paladeo mi infancia y del pasado me llega el sabor salado de los días de playa, cálidos, azules, yodados, libres, salteados de burgaillos y cangrejos. Saboreo el polvoriento aroma de las higueras y el dulzor meloso de los higos, el ruido de los juegos y de las travesuras compartidas, el planear de las moscas y de las abejas, el tintineo de las cucharillas de café en las tazas de loza, al ser posible, cada una de un color. Degusto mi niñez de chicles a peseta y gusanitos de maíz y en mis oídos palpita el crujido del fuego len

Cambio de estrategia

Mujer leyendo en un jardín' de Mary Cassat Este jueves, estamos revisando anuncios.   Y con esta excusa, Encarni nos invita a desvelar a los dos personajes escondidos tras este anuncio de contactos: "Caballero de 50 años, divorciado, educado, atractivo, con buena posición económica y social, desea contactar con señora o señorita entre 30-48 años, sin cargas familiares, con amplio nivel cultural, buena presencia y educada que le guste la aventura para realizar un viaje en yate alrededor del mundo."  Para más información, contactad con Encarni allí donde está la Brisa de Venus ... P.D. Espero que me perdonen si esos dos personajes me inspiraron un cambio de estrategia... La orden que había recibido a través del interfono había sido tajante y clara. Sin embargo, mientras que salvaba la corta distancia existente entre su mesa y el despacho del jefe, no dejó de preguntarse si había entendido bien las instrucciones. -¿Un anuncio por palabras? -cuestionó toma

Fábula urbana

Este jueves, los jueveros nos entregamos al olvido... Por suerte, está Charo tomando nota de todo para que perdamos detalle... Su padre siempre había dicho que una cebra no tenía que ser más rápida que los leones, sino más rápida que las otras cebras. De hecho, estaba seguro de que su padre, de haber podido, se habría tatuado este lema en el trasero, si algo así no hubiese dado demasiadas pistas a los competidores que hubieses dejando atrás. Sí, las titis se derretían a su paso. Él lo sabía. Era guapo, más que su padre y más que su abuelo juntos. Y era arrogante y pendenciero, casi temerario incluso, y poseía esa pizca de peligrosidad que hacía salivar a sus servidores, sin importar su género. Algunos le abrían paso con recelo; podía oler su miedo y su envidia mientras pasaba a su lado. Si bien, la mayoría fue siempre lo suficientemente sensata como para no retarlo; no en vano, todo el que lo retó, hubo de lamentarlo más temprano que tarde. Sus pensamientos iban y venían al ti