Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2009

el camino de la sabiduría

"Fallen" de larafairie © DeviantArt ( link ) Aunque el trayecto que aún me queda por cubrir es considerable, ya he dejado atrás un buen trecho y han sido tantas las verdades absolutas que me han abatido a lo largo de este periplo que mi pobre corazón ha encanecido prematuramente, aparentando ahora mucha más edad de la que en realidad atesora. No en vano, averigüé que las armaduras sólo están capacitadas para resistir determinados impactos. Quizá por eso en mi peregrinaje recibí tantas heridas sobre heridas viejas, sobre viejos errores que, a pesar de los escarmientos, sigo sin enmendar.  Eso sí, descarté al fin cualquier intento de racionalizar este desorden que algunos llaman vida, en el que el caos reina en total y absoluto albedrío. Asumí que los malvados sí que pueden conciliar el sueño por las noches, sin importar el daño que hayan infligido. Y comprobé que existen pordioseros ataviados con trajes de seda, que reptan por la vida recogiendo migajas mientras apa

a mis lectores

"Galatea de las Esferas" de Salvador Dalí No deja de sorprenderme como mi deambular errático por el mundo a veces retumba contra el deambular de otros, poniendo en marcha una reacción en cadena parecida a las de las bolas de billar sobre el tapete verde. Suspendidas en el espacio, nuestras almas chocan unas contra otras. Y sin darnos cuenta, nuestro propio impulso hace que, tras el golpe, esas otras almas cambien de dirección al tiempo que cambiamos de dirección nosotros mismos. Nos convertimos en acción y reacción, en pura teoría física, en alquímica respuesta... Como electrones giramos y giramos, mudándonos de un átomo a otro, transformando y transformándonos. Ya no somos magos. Ahora somos simplemente la Magia... Bajo el auspicio del verso inmediato camino ahora el mundo, lejos de los desiertos, bendecida por el lector omnipresente. Vivida soy al instante, justificada, completa pues hoy las atómicas presencias cardiacas giran a mi alrededor, transformándome, t