Ir al contenido principal

el camino de la sabiduría

Fallen - Larafairie, DeviantArt
"Fallen" de larafairie © DeviantArt (link)

Aunque el trayecto que aún me queda por cubrir es considerable, ya he dejado atrás un buen trecho y han sido tantas las verdades absolutas que me han abatido a lo largo de este periplo que mi pobre corazón ha encanecido prematuramente, aparentando ahora mucha más edad de la que en realidad atesora.

No en vano, averigüé que las armaduras sólo están capacitadas para resistir determinados impactos. Quizá por eso en mi peregrinaje recibí tantas heridas sobre heridas viejas, sobre viejos errores que, a pesar de los escarmientos, sigo sin enmendar.

 Eso sí, descarté al fin cualquier intento de racionalizar este desorden que algunos llaman vida, en el que el caos reina en total y absoluto albedrío. Asumí que los malvados sí que pueden conciliar el sueño por las noches, sin importar el daño que hayan infligido. Y comprobé que existen pordioseros ataviados con trajes de seda, que reptan por la vida recogiendo migajas mientras apartan del camino todo aquello que no vale dinero.

Fueron sus golpes los que me fortalecieron, los que me mostraron la sordidez de la vida y me arrastraron por ella enseñándome que es imposible ganar en sabiduría sin antes haber experimentado ciertas dosis de dolor.

Texto con todos los derechos reservados ©

Comentarios

  1. Una cosa buena aprendí de tocar fondo,que cuando lo toqué apoyé los pies para coger impulso.No sin antes dolerme el cuerpo y el alma.Merece la pena.Un beso,guapa.

    ResponderEliminar
  2. El dolor nos hace fuertes. A golpes, sí, pero fuertes.
    La sabiduría nace de las caídas, de levantarse cubierto de sangre. Y de mirar el horizonte.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  3. Qué verdades decís!
    Gracias, Marian. Gracias, Agata. Vuestras palabras me transmiten esperanza.
    Muchos besotes.

    ResponderEliminar
  4. me estremeció eso de que los malos si pueden dormir bien, al menos es una lección de olvido al rencor, y de fuerza y empuje en el propio camino,

    un gran saludo, hasta pronto

    ResponderEliminar
  5. Lamentablemente siempre queda un lugar vulnerable

    ResponderEliminar
  6. Hola, ola de mar...
    Vaya,lo que más me gusta del texto es la tranquilidad con la que relatas esa gran verdad, sin gritar, sin criticar, sólo narrando lo que te has ido encontrando, como algo qué simplemente es así. Yo tb tengo esa actitud desde hace tiempo, o al menos lo intento, aunque si me ha sorprendido concretamente que el que hace mal, puede hacerlo sin más,y seguir descansando por la noche, eso para mí eso es nuevo.
    Pero casi me asusta observar más cosas, de verdad....
    Si, soy más fuerte y más sabia, pero apenas me queda ya algo de inocencia, a menudo he de ir a buscarla como si fuera un buzo a las profundidades del alma.
    Un beso grandote
    Aire

    ResponderEliminar
  7. Hola, wilhemina. La verdad es que tienes toda la razón, que, incluso llevando una coraza que nos proteja, siempre quedan resquicios... Por cierto, me ha encantado tu blog.

    ResponderEliminar
  8. Ay! La sabiduría, Aire! Algo inversamente proporcional a la inocencia! Ya veo que conoces la fórmula...

    ResponderEliminar
  9. Hola, Quasar. He estado visitando tus blogs y creo que me daré otra vueltecita por allí con más calma... La verdad es que no todos las malas acciones son obra de gente mala; los malos son los que cometen malas acciones y, a su pesar, son capaces de conciliar el suelo... Lamentablemente hay gente así... Y es verdad, es estremecedor...

    ResponderEliminar
  10. Aquí estoy de nuevo, solamente para desearte un buen fin de semana y comentarte que lo bueno de tocar fondo es que ya no irás más hacia abajo y que no te queda otra opción que la de subir.

    un besazo! y mil gracias por pasar por mi mundo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados