Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2014

Pueden ustedes llamarme loca

Este jueves, Alberto se estrena como anfitrión, poniéndonos alas y echándonos a volar...  Nada más leer la invitación, subí a toda prisa al desván en busca de un disfraz adecuado para ocasión tan señalada. ¿Quizá la nocturna lechuza? La noche es tan inspiradora, tan enigmática. ¿Y el águila? Elegante, majestuosa. ¿O el colibrí? Atronador, mágico, vital... Todo en vano; el yodo y el salitre de mi sangre ya habían elegido por mí mucho antes de aceptar el reto: esa ave estúpida, fea, oportunista y con fama de chiflada que responde al nombre de gaviota...  Si les apetece unirse al planeo, pueden revolotear con nosotros Letra a Letra ... Pueden ustedes llamarme loca. A cambio serán de mi propiedad las afiladas aristas de las escolleras. Me adjudico la sal que sordamente trepa por las moléculas de oxígeno. Mía será la plata que parpadea en las rizadas olas y la áurea alfombra que el sol despliega para partir rodando sobre el horizonte. Me quedo la ve

Allegro primaveral

Este jueves Gustavo nos propone un juego a dos bandas en el que el Equinoccio de Primavera hará los honores de repartir suertes. En él, nuestro anfitrión nos invita a cerrar los ojos y escuchar los sonidos de la primavera...  Más ensoñaciones en el blog de Gustavo ... Cuando las vinagreras* alfombran las lindes y las mimosas se nievan de pompones amarillos, el día, apenas bronceado, golpea en la ventana. Las aceras palpitan, se entibian, se deshielan, rezuman el  atávico latido de la tierra bajo el asfalto, lamidas por un aire cálido, dorado y lleno de risas. Restaurant De oude Vink, de Max Liebermann, 1905 * Por estos lares se denomina 'vinagrera' a la planta oxalis pes-caprae , más conocida como 'trébol', y, por extensión, a su florecilla, de un intenso color amarillo. Texto con todos los derechos reservados