Ir al contenido principal

Allegro primaveral

Este jueves Gustavo nos propone un juego a dos bandas en el que el Equinoccio de Primavera hará los honores de repartir suertes. En él, nuestro anfitrión nos invita a cerrar los ojos y escuchar los sonidos de la primavera... 

Más ensoñaciones en el blog de Gustavo...



Cuando las vinagreras* alfombran las lindes
y las mimosas se nievan de pompones amarillos,
el día, apenas bronceado, golpea en la ventana.

Las aceras palpitan, se entibian, se deshielan,
rezuman el  atávico latido de la tierra bajo el asfalto,
lamidas por un aire cálido, dorado y lleno de risas.

Restaurant De oude Vink, de Max Liebermann, 1905
Restaurant De oude Vink, de Max Liebermann, 1905

* Por estos lares se denomina 'vinagrera' a la planta oxalis pes-caprae, más conocida como 'trébol', y, por extensión, a su florecilla, de un intenso color amarillo.

Texto con todos los derechos reservados

Comentarios

  1. Por aquí los tréboles más comunes tienen las flores blancas...
    Creo que la primavera es lo que es porque -por suerte- hay sucesión de estaciones y podemos valorar más las bondades de cada una. De no ser así, por falta de contraste quizás no disfrutaríamos tanto.
    Un abrazo
    =)

    ResponderEliminar
  2. Olé, bienvuelta seas, amiga, llegas floral y con aromas de luz que quieren ya, con pasión, salir del letargo.

    Preciosa imagen.

    Cafelito con abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Amiga me ha sorprendido gratamente el vocabulario tan rico que utilizas para definir la primavera-vinagreras- que es el trébol (curioso) Y la frase "y las mimosas se nievan de pompones amarillos" me ha encantado. Y encima el precioso cuadro a lo impresionista con que lo has decorado. Te he de decir que lo has bordado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno! Te trajo la primavera!
    Hermosa descripción, la tierra eclosiona en sensaciones, aromas, colores y... tus bellas palabras.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  5. La primavera no te podía haber devuelto a estos lares jueveros con mejores palabras y más hermosa imagen.
    besos Auxi a pleno sentimiento carnavalero

    ResponderEliminar
  6. Me alegrado encontrarme de nuevo con la palabra "vnagrera" no la oía, ni la degustaba desde hace casi veinte años. Gracias por traerla a mi memoria

    ResponderEliminar
  7. Cálido texto, bañado de verdes rociados, fresco y sugerente.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Que bonito poema, se siente el latido de la primavera.
    También me gustó la pintura con que lo acompañas.
    Un beso!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados