Ir al contenido principal

Cambio de estrategia

M. Cassat - Mujer leyendo en un jardín
Mujer leyendo en un jardín' de Mary Cassat

Este jueves, estamos revisando anuncios.  

Y con esta excusa, Encarni nos invita a desvelar a los dos personajes escondidos tras este anuncio de contactos: "Caballero de 50 años, divorciado, educado, atractivo, con buena posición económica y social, desea contactar con señora o señorita entre 30-48 años, sin cargas familiares, con amplio nivel cultural, buena presencia y educada que le guste la aventura para realizar un viaje en yate alrededor del mundo." 

Para más información, contactad con Encarni allí donde está la Brisa de Venus...

P.D. Espero que me perdonen si esos dos personajes me inspiraron un cambio de estrategia...



La orden que había recibido a través del interfono había sido tajante y clara. Sin embargo, mientras que salvaba la corta distancia existente entre su mesa y el despacho del jefe, no dejó de preguntarse si había entendido bien las instrucciones.

-¿Un anuncio por palabras? -cuestionó tomando asiento frente a él, azuzada por la incredulidad.

-Cielo -apostilló con sorna-, ha llegado el momento de revisar nuestra estrategia de venta. Desde que la crisis cayó sobre nosotros, buena parte de nuestros clientes potenciales se ha mudado a la competencia. Para colmo, está el intrusismo profesional. Ahora cualquier mindundi con un puesto piensa que puede hacer nuestro trabajo: políticos, banqueros, lobbies... Todos envidian nuestro nicho comercial. Sueñan con robarnos el monopolio... Yo diría que incluso lo están consiguiendo...

-Pero nuestra experiencia...

-Nuestra experiencia no es importante. Nos falta marketing. Marketing -repitió casi deletreando, subrayando la palabra con un movimiento de manos, como si pretendiera extender entre los dos un letrero luminoso en el que parpadeara dicha palabra-. Nos hace falta un experto. Un creativo de esos. Uno capaz de embrujar al público con una campaña del estilo de Apple, de Coca Cola... Apunta...

La secretaria rescató su bloc de notas, preguntándose si un anuncio por palabras sería la mejor manera de comenzar la revisión de la anticuada estrategia de venta de la empresa. Si bien, prefirió no replicar.

-Se buscan expertos en publicidad para empresa líder en el sector. Se requiere posibilidad de movilidad geográfica. Se ofrece puesto indefinido con posibilidades de promoción y vivienda a cargo de la empresa. Los interesados pueden pedir cita para entrevista en el teléfono bla bla bla... Preguntad por Satán.

-¿Y el salario, señor?

-Lo que ellos mismos estipulen, cielo: dinero, amor, juventud, fama, vueltas alrededor del mundo en yates... Aquí nos conformamos con que firmen en la línea de puntos, ya sabes... No vamos a revisar también nuestra política de Recursos Humanos a estas alturas -sentenció ladeando esa perversa sonrisa que tanto tiempo llevaba sin aparecer.


Texto con todos los derechos reservados ©

Comentarios

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados