Ir al contenido principal

Ventanas al interior

Ventana del Albaicín - Arquimedes Artal
"Ventana del Albaicín" de Arquimedes Artal © (link)

Hay ventanas que miran al exterior (al mar, al jardín, a las avenidas, a los tejados, al ojo patio...) y hay también ventanas que miran al interior.

Son estas ventanas interiores una clase de ventanas muy particulares, pues sus vidrios no son transparentes, sino opacos, a pesar de lo cual disfrutan de inmensas panorámicas. De hecho, pueden dominar extensos paisajes cardiacos, sembrados de sentimientos, de reflexiones, de imaginaciones...

Desde mi computadora las diviso a cientos, unas más próximas que otras; y en el centro de toda la maraña de vanos, el Mundo se ha convertido en un gigantesco patio de vecinos... Incluso nos devolvemos las visitas y las llamadas, como en cualquier otro vecindario que se precie.

Me doy cuenta de que cada una de estas ventanas es un balcón a través del que se transparenta el alma de alguien... Y también aquí, como en el mundo de carne y hueso, hay habitantes más o menos reservados, o más o menos serios, o más o menos falaces, o más o menos profundos. Y hay también quienes se desvisten y orean sus sentimientos con toda la alevosía y desvergüenza que pueden acaparar, presumiendo de ese cálido y fresco nudismo espiritual que tanto me atrapa...

Y es que, ¿para qué negarlo? Los desnudos siguen siendo una de mis debilidades. No en vano, he de confesar que siempre me ha gustado alimentarme del sentimiento ajeno.

Por eso, a veces planeo sobre las nubes de Meim, me caliento las manos en la chimenea de Yari, asisto a los conciertos de Antonio Trigo y de Roger Subirana, y a las convenciones de Dialogos3, y a las lecturas de Amalgama, almuerzo con Fer, tomo té con Bohemia, hablo de Tolkien con Fernando, escucho con atención las noticias que recaba El Machadiano, lloro con y por Marian, me río con 73ideas, envidio la exquisitez de los habitantes de Pandemonium... Y celebro por todo lo alto los sospresivos encuentros con aquellos que hacía tiempo que no veía (por cierto, saludos, Mauro y Ches), así como las nuevas visitas y todos esos desconocidos que se asoman a mi propiedad para saludarme mientras que cruzan mis lares yendo de paso.

Ásí que, desde mi escondite felino, un beso para los habitantes de la blogosfera. Gracias por vuestras visitas. Y gracias por recibirme en vuestras casas.

Texto con todos los derechos reservados ©

Comentarios

  1. Muchas gracias guapisima.
    Aunque ya me gustaría pasarme por esta casa tuya mas a menudo. Aichhh es que esto de entrar por la ventana no se me da bien, jajaja.

    Tambien lo veo como una forma de desnudarme, aqui puedo confesar cosas que no haría en otros sitios.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti, cielo.

    A mi también me gustaría pasarme por tu casa más a menudo, por supuesto... Ojalá el tiempo estirara.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Auxi
    eres una hadita muy especial,
    no merezco tanta bondad de tu parte, soy unicamente una pequeña nube tranquila sin historia particular en un cielo immenso,
    tanto como tu corazón rebosante
    de carisma hacia los demás.
    Gracias, Poeta Humanista por ser para todos los que te leemos y apreciamos, nuestro angel guardian.
    Un besooooote (celestial)
    Desde mi ventana, al desnudo, sin más(sonrisa)

    ResponderEliminar
  4. Son las ventanas del alma y somos los menos los que sin temor alguno escudriñamos las de nuestro entorno, no bajamos la mirada, al contrario, la clavamos en la ventana del otro atravesando esa opacidad y misterio sin temor alguno, descubriendo así los misterios ocultos del alma. Me catalogan de analítica, observadora, y yo me rio.....si es tan fácil para mí fijar la mirada y cruzar la ventana que tan celosamente ocultan algunos....así descubro sentimientos puros como también los insanos, así he podido clasificar a mis amigas, haciendo de ellas las mejores, así selecciono y me aparto de quienes no merecen mi amor y compañía. Nuestros Ojos, nuestra mirada, sin duda alguna nuestra ventana del alma Auxi. Gracias una vez más por expresarte en tan bella forma

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Jéssica, por tu visita y por tu hermosa réplica.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados