Ir al contenido principal

Cantos de musa

[] Durante todos estos años
me he batido con la Vida
para defender a las Musas,
pues siempre di por sentada
su fragilidad.

¡Cuán ilusa fui!

Ahora vedme aquí,
jalonada como un vil guiñapo:
las riberas bañadas de espumosa ambrosía a un lado
y el tibio recuerdo de Ítaca al otro.

No, no hay debilidad en las Musas,
a pesar de su cándido aspecto,
a pesar de su abrazo sanador.
Nada noble. Nada incondicional.

Cuando el plazo venza,
también ellas regresarán a nuestra casa
para cobrarse las deudas.
Y ay de ti
si no tienes con qué pagarles,
porque tendrás que vértelas
con sus afiladas dentaduras.

Mrs. Siddons como la musa de la tragedia - Joshua Reynolds
"Mrs. Siddons como la musa de la tragedia" de Joshua Reynolds

lo escribí el 13 de julio de 2006

Texto con todos los derechos reservados ©

Comentarios

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados