Ir al contenido principal

Aquí, tan lejos de las musas

Sólo yo,
que conozco la fragilidad de este espíritu,
puedo sorprenderme
de haber llegado hasta aquí.

Largos caminos anduve
-desolados, yermos-
e injustos duelos arrostré
allá, en el ignorado margen del libro diario,
donde la victoria no tiene relevancia.
No en vano,
nada de lo que hice fue heroico
-en todo caso, instintivo-
y mis únicas medallas
me las concedió la luna,
cada noche que me ciñó la cabeza
con la irisada plata de su laureles.

Sin embargo,
sólo yo,
que conozco la blandura oculta bajo esta coraza,
puedo sorprenderme
de haber llegado hasta aquí.

En este inhóspito páramo
habitado por solícitas sirenas
deambulo con la boca llena de lamento,
pues no existe suficiente dulzura en su ambrosía,
ni bastante belleza en su canto embriagador
para mitigar el dolor
de estas pequeñas y hondas cicatrices.
Así que guardaos
el rosa desvaído de vuestro mundo perfecto
y reservad vuestros agasajos
para navegantes más agradecidos,
pues yo no hallo excusas en ellos
para demorar mi regreso a Ítaca.
Afino la vista
y en la orilla opuesta diviso un sendero.
Bajo esta pálida luz
no adivino su naturaleza.
Quizá me conduzca a tierras generosas,
o quizá no sea más que la continuidad
del baldío camino que atrás ha quedado.

Por eso,
sólo yo,
que sé cuán quebradizas son estas defensas,
puedo sorprenderme
de haber llegado hasta aquí,
tan lejos del maternal amparo de las Musas.

Anna of the Celts - Dean Morrissey
"Anna of the Celts" de Dean Morrissey

Escrito entre el 20 de octubre y el 6 de noviembre de 2006

Texto con todos los derechos reservados ©

Comentarios

  1. Te ha quedado muy bien, Auxi. A veces lo que mas nos cuesta hacer, porque no nos gusta, o porque resulta dificil, al final es lo que mejor queda :D

    ResponderEliminar
  2. GRacias..por la belleza.....
    Y por el valor de a diario.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti, Semielfo.

    Siempre es un placer descubrirte leyendo por aquí.

    :-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados