Ir al contenido principal

Granadas

Acuarela de Juan Vicente Aguilar, InterArteOnLine
Acuarela de Juan Vicente Aguilar ©
Expuesta en InterArteOnLine  (link)

No parece una fruta jugosa; en realidad, ni siquiera despierta el apetito, con ese aspecto acartonado y esa piel lustrosa y recia. Sin embargo, el crujiente acto de abrirla y captar su aroma, ya promete, convertida en una amplia sonrisa sembrada de dientes rojos. Arrancarlos de esa encía blanca y carnosa en la que están engastados es una prueba de paciencias, sólo afrontable en una sobremesa tranquila; si eres de los que miran el reloj mientras almuerzas, es mejor que ni lo intentes...

Escarbando con los dedos y el cuchillo, los diminutos granos van cayendo sobre el plato de cerámica blanca; parecen diminutas gemas, blandos cristales en los que sólo el punto blanco de la semilla desdice su color, de un rosa acuoso. Caen casi de uno en uno, con un sonido sordo que se va mitigando a medida que el contenido del plato crece. Al fin, cuando logro vaciar la fruta, tomo el azucarero con las manos ennegrecidas por el trabajo y vierto sobre los frutos una generosa cucharada del granulado edulcorante.

Al fin, los muerdo y los cristales de la granada estallan en mi boca, derramando su jugo rasposo y agridulce, tonificante.

Escrito el 28 de septiembre de 2005

En un principio, esta entrada se publicó con la fecha original del escrito,
siendo republicada en el día de hoy para no desvirtuar la datación del blog.

Texto con todos los derechos reservados ©

Comentarios

  1. en el jardín de mi casa, cuando yo era muy chica, habían un árbol d egranada y un naranjo...también un limonero...y me encantaba arrancar la fruta como ceremonia y festejo!

    ResponderEliminar
  2. jejejeje...justamente iba a dejarte ese comentario!...pero me encuentro que ya lo hice por el 2008!...cuatro años!....cómo pasa el tiempo...

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... Y eso en lo que a Blogger se refiere... Pero y si retomáramos los comentarios de aquellos Spaces... ¿Cuántos años llevamos compartiendo blogosfera?...

      Eliminar

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados