Ir al contenido principal

Aherrojada

[] Aherrojada a mi vida
Deambulo entre la desordenada muchedumbre
Mentando tu nombre,
Luchando contra el peso
Que me lastra los pasos
Y me ancla a esta vil existencia
Tan lejos de tu boca.

¿Dónde estás?
¿Acaso no oyes el clamor
de ese poema antiguo
que, como un eco,
palpita confuso entre los hematíes?

Amplia es ya la distancia que nos separa
Y torpes son mis pies trabados,
Como torpes son mis versos,
Que galopan a la deriva
A través del ruido del gentío.

Es por eso que espero algún día
Volver a batir mis alas
Sobre el baldío paisaje
Que hasta aquí me trajo.
Planear océanos y continentes
Hasta hallarte al final de tus pisadas
Y alunizar en tu cabeza.
Sobrevolar tu imperfecta geografía
Aprendiéndote, asumiéndote,
Y resarcirme de la fealdad del mundo
Diluyéndome en tu persona.

El mundo de los amantes - Eleanor Fortescue Brickdale
"El mundo de los amantes" de Eleanor Fortescue Brickdale

Texto con todos los derechos reservados ©

Comentarios

  1. Volver a batir tus alas...

    Hazlo!!!

    Vuela...

    Me encanta verte por mi blog...
    un beso y gracias 1000 por acordarte de mi...

    ResponderEliminar
  2. Me cautivó el título y me envolvió el poema ...Me deja la percepción de un sentír aherrojado en las cenizas y un instinto , casi animal de sensaciones...sometimiento.

    Magistral.Sublime.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Será todo un honor que me enlaces.Haré lo mismo encantada, en mis dos espacios.Gracias .

    Tu poesia es de esa que se siente,llega, cala hondo...Y en estos días prevacacionales ando escasa de tiempo pero aseguro seguirte detenida y cercanamente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. No sé, quizás sean sensaciones erróneas, pero sigo percibiendo cierto dolor, tristeza en tus escritos.

    De todas maneras me alegra verte de regreso.

    Y escribiendo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. GRACIAS!

    Agito las alas para Bohemia, Me aclaro la garganta para Ana y sonrío para Salvochea...

    Y, además, os mando un beso así de grande! MUAAAAAAACK!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados