Ir al contenido principal

Noche de tormenta

The Book of Storms - Wolfmorphine, DeviantArt
"The Book of Storms" by wolfmorphine © DeviantArt (link)

[] Desde mi habitación escucho hoy el mar. En mitad de la noche, su bramido gutural es el rugido del león, amo del mundo, que surca la inhóspita sabana despeinada por el viento.

Comentarios

  1. Sabes que J.Vecino ( la músca que suena al abrir el blóg), es un conocido de aquí.

    Ya quisiera yo, poder oir la mar enfurecida o en calma,cuando trasnochas de madrugada.

    Saludos desde el Bierzo

    ResponderEliminar
  2. Hola, alma gemela.

    La verdad es que aquella noche el sonido de atlántico era estremecedor. Y eso que yo no vivo precisamente a la orilla del mar.

    Si estuviese tan lejos de él, también yo daría lo que fuese por escucharlo...

    Una vez le dediqué un poema del que estoy muy orgullosa. Debería haberlo incluido en mi ANTOLOGÍA ABISAL EN VERSO... Tendré que buscarlo...

    ResponderEliminar
  3. Con el temporal que hemos tenido el sonido del mar ha debido ser ensordecedor de verdad...A mí me asustaría.Me gusta más escucharlo en verano,cuando el tiempo es estupendo...Me relaja muchísimo...Un saludo guapa.

    ResponderEliminar
  4. Hermoso Vainis. Como siempre imágenes de lujo salen de ti.

    Besos llenos de música, con la que nos dejas totalmente sellados al blog :)

    ResponderEliminar
  5. Así es, Ágata. De hecho, desde mi casa, que está a algo más de 10 minutos de la playa, ya atemorizaba... Pero son las cosas de "el mar, la mar" que decía Alberti y sus dos naturalezas, sus dos personalidades, que despierta esos dos sentimientos tan distantes: el amor y el miedo...

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Miguel. Por cierto que me parece que hace un siglo o más que no me paso a visitarte... He dejado atrás dos semanas bastante complicadas. Me pasaré por tu casa pronto, así como por la de todos mis amigos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados