Ir al contenido principal

Sin poesía

[] No hay nada poético en mi cansancio
ni en mi falta de fe
ni en mi desesperanza.

Nada poético en mis derrotas
ni en los remiendos
que sostienen mi maltrecho corazón

No hay lirismo, no,
en las largas horas sin excusas,
en los relojes,
en la fabricación en serie de los días.

No es lírico mi cautiverio
ni los pesados grilletes
que lastran mis alas.

No hay versos
en el estrépito que ahoga mi canto
ni en el abrupto vacío
al que el destino me arrojó

No, no hay ni un verso solo
en mi alma rota y aliquebrada,
mutilada por las represalias
a las que la propia vida la ha sometido.

El lamento de Ícaro - Herbert James Draper
"El lamento de Ícaro" de Herbert James Draper

Texto con todos los derechos reservados ©

Comentarios

  1. Te dije lo del domingo porque el lunes ya marchaba.

    Pero bueno en otra ocasión será.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Pero haces poesía del cansancio y la tristeza.Y llegas...que es mucho.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Hola, alma gemela. Espero que sí, alguna vez nos veamos las caras ;)

    Gracias, Ana, por tus palabras. Ese cansancio, esa tristeza son los tinteros de donde emerge mi poesía. Ojalá tuviese otras inspiraciones más hospitalarias...

    ResponderEliminar
  4. Y muchos tinteros más Vainis, yo he visto también tu canto alegre ¿Recuerdas? Y sé que los dos tinteros son excelentes...

    Besos, pequeño gorrión y gran águila

    ResponderEliminar
  5. Gracias, cielo. No sabes el bien que me hacen tus palabras.

    ResponderEliminar
  6. y sin embargo la tristeza y el desencanto muchas veces generan la más pura de las poesías...

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Hola Auxi,

    Te dejo ese abrazo que hacía unos días me decías necesitar, yo también ando falta de ellos. Y sin embargo, ahora en mi casa, en mi tierrina, tengo quien me los de, pero es que ya me he acostumbrado a ir de dura..
    Tu poema casi me ha hecho llorar.., de tu angustia nace poesía, mañana lo hará de tus alas renovadas.
    Siempre es así, sabes? Necesitamos caer para recordar el placer de volar.
    En una canción de M. Bosé, dice: Y volar aunque te partan las alas, porque nunca pasa nada...
    Vuela
    Un beso Auxi

    Aire

    ResponderEliminar
  8. Ay! mi Ches! cómo me gustan los abrazos! Sabes? Me gustan casi más que los besos! Mil gracias, amiga mía! Por el apretón y tus hermosas y luminosas palabras!

    ResponderEliminar
  9. Que cierto es eso, mi querida Mónica, que cierto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados