Ir al contenido principal

Bailando con el príncipe azul

[] Alicia se impacientaba bajo el paraguas cuando el vehículo plateado que había estado esperando aparcó a unos pocos metros calle arriba. De él había descendido un joven espigado y atractivo que, a pesar de todo, la había decepcionado. “Tú no eres el Tomás que yo esperaba” llegó a espetar.

-¡Es una excusa bastante rara! -rió él amablemente-. Supongo que no hay trato.

Ella negó y el pobre hombre dio media vuelta sin más.

Absorta en sus pensamientos, Alicia echó a andar. Pero al cabo de unos pasos se sorprendió a ella misma mascullando las estrofas de “Famous Blue Raincoat”.

Alicia giró sobre sus talones buscando el origen de la música, pero sólo para comprobar como se alejaba de ella a bordo de un coche plateado. En su cabeza resonaba el sueño en el que bailaba aquel lento abrazada a su príncipe azul, mientras él le susurraba sus versos al oído; el único lugar donde Alicia se había sentido feliz. Con manos nerviosas Alicia rebuscó en el bolso, rescatando su móvil y tecleado a través del menú con torpeza. Al otro lado alguien le lanzó una bienvenida comercial que Alicia no entendió.

-Busco a Tomás -informó con prisas.

-Perdone, señorita, pero éste es teléfono público.

Alicia colgó presa del pánico, perdida en la inmensidad del espejismo en el que se había quedado dormida. Entonces percibió como otro teléfono sin nombre tiraba de ella desde el terminal...

-Hola. Quisiera corregir un clasificado que inserté el lunes, ¿es posible? (…) El código es 30-31-32 (…) Sí. Ponga mejor “Cambio cómics del Capitán Trueno colección Dan por baile lento con príncipe azul. Aún tengo el número uno. La oferta sigue en pie. Trae el disco de Leonard Cohen contigo”. Lo demás lo puede dejar como estaba (…) Sí, se lo repito...

Comentarios

  1. Hay que decirle a Alicia que tenga cuidado...los príncipes azules suelen desteñir! jejeje

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Qué sabia que eres, mi Mónica querida! Le pondremos un fax para advertirla!

    ResponderEliminar
  3. ojalá tenga suerte Alicia y gane la confianza del tintero para que no destiñan sus sueños, lo del principe es lo de menos, al fin y al cabo todo lo solucionará el clasificado ¿no?
    se me ocurre algo -stop- alquilome por siglos sin riesgo de perdidas de tiempo -stop- firmado Bella durmiente sin castillo.
    Besitos de caramelo fresquitos del tiempo (sonrisas de sueño)

    ResponderEliminar
  4. Ojalá y ese matrimonio entre clasificados y sueños premonitorios tengan resultado...

    Por cierto, me encanta tu contribución!! Yo que tú me abriría un Twitter para concursar no más!!

    ResponderEliminar
  5. Habrlos haylos...¡¡que peligro!!

    A pesar de mis largas pausas, me ilusiona saberte cercana y presente.Y ,sobre todo, volver a leerte.

    ¡¡Suerte en el concurso!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Mi Ana querida, siempre sigo tus pasos; para mi es un placer permanecer cercana a ti, por tu calidad humana y por tu calidad artística. Como es un placer recibir tus visitas.

    Besos grandes.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno, me ha gustado mucho. A ver si hay suerte y te llevas el premio ;)

    Por cierto, si te apetece también te invito a participar en este otro concurso que he organizado en mi blog. Solo tienes que pensar una frase original ;)

    http://www.xeduced.com/2010/06/14/concurso-aniversario/

    ResponderEliminar
  8. Gracias! Prometo pasarme!

    ResponderEliminar
  9. Suerte...es muy original...ya nos dirás si ganas!!!

    Bss

    ResponderEliminar
  10. ¡Gracias, guapetona!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados