Ir al contenido principal

Este jueves, un relato: Al final del día

'Cris D'Aveugle' de Diamanda Galás,
una de las cosas más aterradoras que jamás he oído

Este jueves, Teresa Cameselle nos invita a participar en la V edición del Halloblogween. El invitado de honor del evento será la Parca. Los interesados en rendirle el merecido homenaje, no dejen de visitar a Teresa.



Al acabar el día, la casa crujía lo mismo que una carraca, como si toda ella masticase el silencio y la negrura de aquella atmósfera espesa y llena de vejez. Incluso las noches de verano parecían largas y frías en aquel lugar, lleno de puertas y cajones desvencijados, rincones oscuros y ángulos... muertos. 

Acurrucada en el lecho, veía pasar las horas como si la oscuridad la hubiese sorprendido sola en medio del bosque. Allí permanecía aovillada bajo las mantas, con todos los sentidos despiertos, hasta que el cansancio la rendía. Aprendió así distinguir el crepitar inofensivo de los muebles, el aleteo de las polillas alrededor de las luces, el sigilo de los zorros merodeando por el jardín... Pero había algo sordo en el aire, una mirada, una suerte de respiración contenida que no lograba precisar.

En la última noche, aquella presencia se atrevió a ir más acá cuando, aprovechando una cabezada suya, se adentró en la habitación. El leve gemido del entarimado la trajo de vuelta. Con los músculos en tensión escudriñó el silencio. Por un instante, todo le pareció en calma; incluso el rebotar de las polillas en la ventana había cesado de repente. Luego, a los pies de la cama, el susurro de una tela en movimiento la empujó a sentarse de un brinco.

- Clara, eres una estúpida -le recriminó descubriéndola allí, observándola, hierática e inquietante como ella sola.

- No me digas que te he decepcionado -lamentó Clara ladeando una sonrisa perversa- ¿Acaso esperabas un fantasma? -preguntó- Quizá hubieses preferido que fuese un fantasma -adivinó desplegando el brazo derecho, hasta ese momento replegado a su espalda.

Entonces, la opalina luz de la luna encendió con su resplandor la afilada hoja del enorme cuchillo de cocina que aquella noche acompañaba a Clara en su vagar nocturno. 

Pesadilla, de Fuseli
'Pesadilla' de John Henry Fuseli

Texto con todos los derechos reservados

Comentarios

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados