Ir al contenido principal

Aráñame

Este jueves jugamos con el significado de las palabras buscando el doble sentido...

Más juegos de palabras aquí mismo...



Pensé que era feliz, hasta el mismo día en que mi lepidóptero corazón acabó enmarañado en tus redes.

Ahora, desde la mullida yacija en que me acunas, miro las telarañas y envidio tus arácnidos ademanes.

Aráñame el alma te pido. Enrédame en la seda de tu trampa vital. Aráñame las heridas. Inyéctame ese veneno que destilaste en lo más celeste del infierno. Aráñame la memoria. Extírpame la subsistencia, con todos sus tiempos y sus espacios vacíos sin ti, hasta dejarla viva. Tú hila, ovilla, zurce, cose, teje, entela... Pero, eso sí, luego ven y aráñame.

Atrapado en la red - Falero
'Atrapado en la red' de Ricardo Falero

Texto con todos los derechos reservados ©

Comentarios

  1. Que enmarañado micro relato. Muy creativas tus palabras con esta palabra. Me gustó muchísimo la forma que lo describes con sensualidad.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, Auxi!! Le has dado sensualidad a ese “aráñame” y buen doble sentido.
    Precioso!!!
    Cariños….

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente, explicar lo que pretendía sería más extenso que el propio texto... Tan condensado me quedó todo el doble sentido... Muchas gracias, Oriana.

      Eliminar
  3. ¿Quien atrapa a quien, en el texto y en la pintura?

    ResponderEliminar
  4. Muy bien hilvanado el texto con todos esos significados de arañar, con su tela, su tejido, su ovillo, etc.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Carmen! Por cierto, Muy al hilo ese hilván... ;)
      Besotes

      Eliminar
  5. Ayy, pupa, me has recordado los gatos en celo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jejeje! ¡Un poco de pupa es inevitable cuando nos entregamos hasta este punto!

      Eliminar
  6. Pues me has dejado sin palabras! el texto tiene una sensualidad y una fuerza increíble! Está genial!
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Araña el gato la tela de la araña
    de disgusto la araña pica al gato
    y este de un salto trepa a la araña...
    Araña, araña, araña,
    miren que hay que darse maña...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué lujo de réplica! ¡Con rima incluida! ¡Me quito el sombrero!

      Eliminar
  8. ¡Wow! Qué razón llevas Auxi, la originalidad que han logrado es excelente. Tu texto es una maravilla amiga, lamento no haber ni arañado la propuesta pero bueno, me enredo en la creatividad que cada uno ofrece.
    Te felicito por la iniciativa!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  9. Menos mal que me gustan las arañas, sino todavía me estaría rascando por todo el cuerpo.
    Buen texto, muy consecuente y elaborado.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Madremáaaaaaaaaaaa!!! lo has dejado para el final, y yo también, y el final hasido de traca.¡¡¡Arañameeeeee!!!!

    ResponderEliminar
  11. Como decimos acá y por allí nos miran con cara rara... "¡ qué barbaro!.... has estado genial: con la propuesta, con tu entrada y con tu broche final.

    (además me llevo unas cuantas palabras nuevas e interesantes!!!)

    besos

    ResponderEliminar
  12. Originalísimo. Me encantan las figuras que has empleado para esta metáfora, mariposa y araña.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juan Carlos... Anota una más: la mariposa en la mitología clásica, la mariposa representa el alma. Por eso Psiqué, personificación del alma, se representa como una ninfa con alas de mariposa. En pintura, a menudo aparecen mariposas alrededor de personajes moribundos o que viajan al Inframundo en cuadros de temática mitológica...

      Eliminar

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados