Ir al contenido principal

Este jueves: Romances ambientados


La Sarabanda de Haendel convertida en Adagio para Barry Lindon
 

Otra versión de La Sarabanda de Haendel usada en Barry Lindon, esta vez con percusión
Este jueves, Mónica nos invita a hablar de amor. La misión: edificar un romance. El reto: ambientarlo ilustrándolo, musicándolo, edificando un escenario que lo arrope... 

El siguiente texto está dedicado a Leon Dudevant, personaje secundario de uno de mis relatos, que me ha inspirado estas líneas. 

Más historias en casa de Mónica.



He visto tu bandera en el arco de mármol. / Pero el amor no es una marcha victoriosa / Sino un frío y roto aleluya... Extraído del 'Hallelujah' de Jeff Buckley.

En su camino de vuelta, había cruzado campos de batalla. Había matado y se había dejado matar. Había muerto cien veces y había resucitado otras tantas, siempre con su nombre en la boca, siempre con su beso en los labios.

Había salvado un mundo entero aferrado al desmadejado ovillo de su memoria, sin saber si la hallaría allí, esperándolo al final de la senda. Sin embargo, no por ello había cejado en su empeño de regresar, como una suerte de Ulises, obcecado en saciar una promesa.

De pie ante la puerta del palacio, despojado ya de nombre, de raíz y de disfraz, temió que ni siquiera ella lo reconociese. Las dudas tronaron en su cabeza y, durante un segundo eterno, una jauría de miedos le cruzó el alma gruñendo, aullando, hollando, hasta que al fin sus miradas colisionaron en la densidad del aire. Entonces, a solas en mitad del sordo gentío, sus almas se elevaron ingrávidas, juntas, sin nombre, sin raíz, sin disfraz, despojadas de espacios y de tiempos.

Frederick William Burton - The Meeting on Turret Stairs
Frederick William Burton, The Meeting on Turret Stairs (1864)

Texto con todos los derechos reservados ©

Comentarios

  1. ahhhhhh una bellísima historia que logra transportarnos hacia otras épocas en las que una historia de amor tan intensa logra transformarse en una aventura épica!...ya sobrevivir a las vicisitudes era un logro, mantener viva la llama del amor, todo un triunfo!
    un beso Auxi, y gracias por sumarte.
    =)

    ResponderEliminar
  2. Hermosa historia de amor, de esas que superan todos los obstáculos y todos los tiempos, porque están prendidas con fuego y pasión dentro del corazón de los que lo protagonizan.
    Me encantó tu aporte y la música que le pusiste.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Precioso trabajo. Muy bien descrita la narración. Un placer haberte leído.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho pasar por aquí y leerte. Auxi. ambientada y muy ciudada tu aportación al jueves. besos.

    ResponderEliminar
  5. Es una de las pocas veces que veo la unión perfecta entre texto e imagen! Bravo, compañera. Beso y cafelito.

    ResponderEliminar
  6. El amor no sabe ni de épocas ni de situaciones. Cuando rompe, lo hace con una eclosión de sentimientos que son capaces de nublar todo lo que rodea.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. preciosa historia de un romance lejano a los tiempos que vivimos, pero en el fondo late el corazón.

    ResponderEliminar
  8. El soldado que regresa de la batalla junto con su amada, que le espera con los brazos abiertos. Muy bien ambientado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Había matado y muerto en mil batallas. Su deseo de regresar al lado de su amada, era casi tan grande como la duda de si lo reconocería y si seguiría amándolo. Parece ser que sí, que el amor a veces no conoce ni de distancias ni de obstáculos ni de tiempos. Se encontraron plenos de deseo.
    Hermosa historia épica y amorosa.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pepe! Cuando el amor el sincero y puro, todo lo puede!

      Eliminar
  10. Qué bien expuesto y declarado. el final de la batalla. El encuentro al fin.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una historia con final feliz... Raro en mi... Bueno, de vez en cuando, hay que darle algo de carrete a Cupido... ;)

      Eliminar
  11. Atractivo texto, lleno de matices etéreos que describen muy bien. Directo y emocionante. No hay que esperar para vibrar con él.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay que esperar para vibrar con él... Mil gracias, Alfredo...

      Eliminar
  12. Una preciosa historia de amor con un final feliz...como debe ser.

    ResponderEliminar
  13. Hola Auxi. Quería avisarte del estreno on-line del Cortometraje Pelucas. Es sólo hoy, esta tarde. Ve a mi blog y allí encuentras el enlace para poder verlo, si está interesada, claro.
    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados