martes, 17 de enero de 2006

¿Don o castigo? (versión orquestal)

Hay quien lo llama don,
aunque a ratos yo lo llamo castigo.
Cual una adicción,
sólo hallo ya la paz alimentándolo.
Mientras tanto él, extraño órgano invisible,
navega mi fisiología
y se atiborra a mi costa
a lo largo de su inquisidora travesía
por el torrente sanguíneo.
Lozano y hambriento,
a mi don no le conforma ya la mera simbiosis.
Ahora, su poeta
irremisiblemente se disuelve
en los jugos gástricos
de su parasitaria bendición.

Arnold Bocklin - El Bosque Sagrado
"El Bosque Sagrado" de Arnold Bocklin

Texto con todos los derechos reservados ©

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.