martes, 2 de abril de 2013

En casa

Cuelgo el día en el perchero
y, con el corazón descalzo,
desabrocho mi armadura.

El alma se despereza,
atizada por el aroma del sándalo,
y se sacude la nieve de la rutina.

Inspiro el verbo llegar
en toda la vasta extensión
de sus seis letras

Y el pequeño Ulises que me mora
cascabelea en mi pecho
haciéndome esbozar una sonrisa.

en casa
Texto e imagen con todos los derechos reservados ©

2 comentarios:

  1. que cosa más bonita, que juegos de palabras e imagenes...me gustó, me iluminó!

    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, preciosa. Cuánto me alegra que veas en estos versos esa luz. Ya sabes que te aprecio mucho. Un abrazo fuerte.

      Eliminar

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.