Ir al contenido principal

Salir de la vida o el absurdo caso del genio de la lámpara maravillosa

La Parisienne Japonaise - Alfred Stevens
"La Parisienne Japonaise" de Alfred Stevens

¿Has deseado alguna vez salir de tu propia vida? Sí, seguro que sí.

Cuando esta mañana reflexionaba sobre esta idea, sobre esta sensación, pensé por un breve instante que la gente, la muchísima gente con la que trato al cabo del día, no tiene aspecto de desear salir de su propia vida. Claro que ni yo misma, lavándome la cara mecánicamente frente al espejo mientras cavilaba con el gesto quieto e inexpresivo, tenía aspecto de ello.

Debe ser éste un sentimiento muy oculto, enterrado en nuestros movimientos cotidianos como una vergonzosa costumbre o como un deseo inconfesable.

Sin embargo, qué presente está en nuestros actos cuando comprobamos los número premiados de este, ese u aquel sorteo, siempre con esa luz claroscura en la mirada, fruto de la frágil e ilusa esperanza de hallar algún día al generoso genio dentro de su lámpara maravillosa.

Carpe Diem

Texto con todos los derechos reservados ©

Comentarios

  1. Carpe Diem. No es tan sencillo. Como me gustaría decirle a mi compañera de despacho lo mucho que me interesa...

    ResponderEliminar
  2. Nada sencillo, a decir verdad...
    Por cierto, tengo un poema por ahí sobre ese tema. Así que, como me lo acabas de recordar, lo editaré a continuación en tu honor. Una vez más, gracias por tu visita y tu comentario, Fernando.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados