Ir al contenido principal

Ultimátum existencial

[] Permitiré,
en homenaje a nuestra vieja amistad,
prorrogar nuestra relación
durante el próximo trecho,
mientras que acabo de zanjar
esos asuntos pendientes
que aún compartimos.
En tanto,
no te reprocharé,
pues no tengo derecho,
tu trato,
ya que junto a ti
no he sufrido hambre,
ni enfermedad,
ni opresión,
ni drama.
En realidad,
tú único mal ha sido
negarme,
llenando de obstáculos el sendero
de este palpitante corazón,
como si te avergonzaras
del único premio
que en esta vida
me brindaste.
El simulacro toca a su fin.
Ya no quedan suficientes reservas de estoicismo
para soportar venideros fracasos
ni bastantes esperanzas
para iluminar otro lúgubre episodio.
Así que, si osas herirme una vez más,
esa será la última,
pues no dudaré un instante
en desprenderme al fin
de toda esta carcasa
que me prestaste
para caminar a tu través.
Dimitir.
Devolver al limo la osamenta.
Legar un palabra.
Y partir sin equipaje
-pura y sabia, etérea-
para cabalgar los haces de luz
y surcar los vientos,
para bailar en las bienolientes corolas de las rosas,
en las risas,
en las canciones,
en las gotas de lluvia del mes de abril,
en la taquicárdica pasión de un corazón emocionado,
en el áureo rielar del sol sobre las olas,
en el sanador calor de las hogueras,
en el acuático latido de los pianos,
en el cadencioso cimbreo de los trigales,
en las esponjosas nubes,
en las cerezas maduras,
en los azahares y los naranjos,
en las almohadas mullidas,
en el aterciopelado tacto del alma,
en las voces,
en los pasos,
en las manos,
-eterna, libre, sosegada-
en las simas,
en las torres,
-suspendida, confundida, disuelta-
en el aire,
en la tierra,
en el fuego,
en el agua.

Mañana de primavera - Maxfield Parrish
"Mañana de primavera" de Maxfield Parrish

Texto con todos los derechos reservados ©

Comentarios

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados