Ir al contenido principal

empiezan los cambios...

Hay veces, la mayoría de las veces, que los cambios llegan sin avisar, sólo para sorprendernos. Sin embargo, existe también esas raras excepciones en las que los cambios se citan con nosotros y nos advierten de su visita. Lo sé porque yo misma, sin ir más lejos, me encuentro en este instante en ese segundo y extraño supuesto, ya que he quedado con ellos, con los cambios, dentro de un par de semanas, en una cita a ciegas...

Por el momento, dichos cambios supondrán una desconexión, pero una desconexión literal. Sí, amigos míos, estaré una temporada apartada de ustedes y es más que probable que no me veáis navegar por estos lares en varias semanas. Espero que mi ausencia no se alargue mucho; sin embargo, tampoco me atrevo a barajar fechas.

En mi camino de regreso a alta mar haré un alto en cada puerto, para despedirme casi como es debido de todos y cada uno de ustedes. Por cierto, admitiré abrazos y besos, así que id preparando una nutrida colección de ellos.

Me gustaría decirles que ojalá no me extrañen demasiado, pero estaría faltando a la verdad. Ya sé que mi presencia siempre ha latido aquí en cada rincón, a pesar de mis ausencias. Pero lo cierto es que me sentiría muy honrada si me echaran de menos.

Como siempre, dejaré el faro encendido, los caminos abiertos, las hamacas colgadas bajo los árboles, las tumbonas dispuestas sobre la arena y las barquitas de paseo ancladas cerca de la orilla... Y ya saben que pueden hacer uso de mis playas como si en casa se hallasen.

Un abrazo.

Comentarios

  1. Te echaremos de menos aquí también, y en el resto de tus seis mares!

    ResponderEliminar
  2. Espero que sea breve tu pausa.Y también que no sea por nada malo,Auxi.Te echaremos de menos.Un beso.Y cuando quieras ahí estoy.

    ResponderEliminar
  3. No sé qué decirte, querida vainis.
    Me parece que suerte, ánimo y a por todas, se me quedan demasiado cortos.
    Que nada sea lo que parece y todo sea lo que sueñas.

    Te echaré de menos.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  4. ¡Eres un cielo!
    ¿Que si te echaré de menos? Ni lo dudes.
    Mira, algo pasa con este medio llamado "internete" que, no sé cómo, pero hace que la amistad, aunque sea virtual, sea también entrañable, cordial, afectuosa, emotiva y sincera...
    Desde que te conozco, ésta que te escribe con cariño, ha descubierto la habilidad de disfrutar de los mares... cosa impensable hasta hace poco pues soy, ¡oh, Dios mio! uno de esos seres a los que les gusta más la montaña...
    jejejjeje
    Espero que tu cita con los cambios sea una cita voluntaria, esperada y deseada para poder disfrutarla con alegría y plenitud pero, si por alguna de esas cosas feas de la vida no es así, te envío fuerza y energía para ayudarte a combatirlo cuándo, cómo y dónde lo necesites.
    Buena singladura. Y, si necesitas dejar tu nave al pairo un ratito, ven a por cerecitas... te estarán esperando.

    Todos los besos, todas las cerezas, todos los abrazos, todos los mimitos y todos los achuchoncitos que quieras y necesites.

    Queralt

    ResponderEliminar
  5. Hola, Libertad, Ágata, Marian, Quer.

    Muchas gracias por vuestras palabras de ánimo y por vuestros buenos sentimientos. Un millón de gracias.

    Volveré, pero me gustaría hacerlo indemne... Así que me harán falta vuestras buenas vibraciones. Ojalá que con ellas logre calmar a los dioses y sortear las tormentas.

    Por favor, acordaos mucho de mi mientras que estoy fuera.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Que el faro que alumbra intermitente la playa de tus mares, retorne a buen puerto
    tras la ardua travesía en que te hallas embarcada.

    Saludos y vuelve pronto.

    ResponderEliminar
  7. Allí donde estés... que una luz te acompañe Vainis y puedas hallar lo que tanto buscas.
    Un beso soplado a cualquier rincón en busca de tu alma.

    ResponderEliminar
  8. ¿Falta mucho Vainis? Pediste buenas vibraciones... las mías no cesan, así que siguen esperando para que este lugar vuelva a palpitar.

    Fiuuuuuuuuu un viento mágico te acerca a la costa. Se acaban las tormentas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados