Ir al contenido principal

Gravilla

En esta corta existencia
mi blando corazón
no ha conocido más que lechos pedregosos
y tortuosos cauces.

Hoy tan sólo es ya un diminuto canto rodado
desgastado por el tiempo y el camino,
una porción de gravilla
cansada de girar y girar.

Stones - Milk-cream, deviantART
"Stones" de Milk-cream, en deviantART (link)

Texto con todos los derechos reservados ©

Comentarios

  1. Pero cuando hemos dormido tanto tiempo en duros lechos, hemos recibido lo peor en el peor momento.., apreciamos mejor la posiblidad , la ilusión de otros lugares posibles en los que poder descansar por fin, tenemos más sensilidad para apreciarlos...otros lugares...
    Un beso grande o dos
    Aire

    ResponderEliminar
  2. Pues creo que tienes toda la razón.

    ResponderEliminar
  3. Todos somos cantos rodados.Es lo que da rodar por la vida.Me gusta la foto.Me pido ser el canto de abajo.Siempre me gusta cuidar de los demás.Un beso,guapa.

    ResponderEliminar
  4. Ágata, tú eres grande! Como el canto de abajo! Este comentario se merece un abrazo muy muy muy apretao, con beso metralleta incluido!

    ResponderEliminar
  5. Pues nada,te agradezco los besos y abrazos.De eso nunca me harto.Es una falta que tenemos los cantos rodados grandes...jajajaja.Por eso estamos tan lindos.

    ResponderEliminar
  6. Jajaja! qué arte tienes!

    ResponderEliminar
  7. Girar y girar...aún siendo gavilla, es menos malo que ser una mole estática...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Vainis, te he dejado un premio, es que ya sabes este blog es... brillante igual que tú :)

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Seguro que se fue haciendo pequeño porque fue dando parte de su corazon a los que le rozaban.

    Me pido el segundo por arriba, siempre intentando que todo vuelva a cracer.

    Me convertire en lecho arenoso que proporcionara un sitio para descansar a tan generoso corazon.

    ResponderEliminar
  10. Un pequeño grano de arena junto a tantos otros, hace posible que la arena se abrace con el mar, y así cincelar un mundo de amistades e ilusiones compartidas, que nos ayudan a dejar de girar y girar, y el camino volver a retomar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Vaya réplicas! Sabia la de Ana! Conmovedora la de Adam! Poética la de Carver! Muchas gracias, amigos míos!

    Y hablando de amigos... Miguel, que no me olvido de ti. Gracias por ese premio que, ya lo sabes, es mucho más que eso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados