Ir al contenido principal

Bienvenida...

Seas quien seas, te doy mi bienvenida.
···
Despójate de tus defensas y, con el alma liberada de ese peso, descansa un rato.
···
Ocupa tu tiempo aquí como mejor te apetezca. Sabes que puedes quedarte. Sabes que puedes regresar tantas veces como desees. Incluso puedes simplemente tenderte bajo el sol, sobre la granulada arena, o al frescor de la sombra, bajo los polvorientos pinos, descansando los entumecidos músculos antes de continuar tus navegaciones.
···
Más allá del blanco encaje de las olas te esperan mis extensos dominios, abisales, ricos, íntimos pero también laberínticos, casi inabarcables. Si te apetece sondearlos, hazlo libremente; tú sólo tienes que decidir qué paisajes deseas recorrer. El pasaje no es excesivo: sólo las ganas de navegar. Si bien, te advierto que no podré protegerte del embrujo de las sirenas, si es que en efecto te tropiezas con ellas en medio de la travesía.
···
Eso sí, si al cabo del tiempo no hallaras nada que te retuviese aquí, yo misma podría ayudarte a abrocharte de nuevo la armadura, para que puedas así proseguir tu viaje de regreso a Ítaca.

Comentarios

  1. No me gusta poner defensas
    y menos en este caso,
    me gusta sentir tu sol,
    tus abisales llanuras,
    y tú amistad... aquí,
    ..a mi lado.
    Un abrazo Auxi.

    P.D. Mi agradecimiento por tus
    recomendaciones musicales.

    ResponderEliminar
  2. Hola, guapo.

    Me gustan las réplicas en forma de poema. Son las que dejan una huella más indeleble en mi memoria.

    Gracias por tu ternura y tu dedicación.

    Abrígate, que debe hacer frío por esos lares. Un beso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados