Ir al contenido principal

Perdida en la noche...

El Bosque
'Me perdí en la noche' de Gaby

Este jueves estamos perdidos en la noche... 

Más nocturnos en casa de Cecy...



A duras penas atinó a capturar el móvil y las llaves  de la mesilla antes de salir corriendo y cruzar a toda velocidad la casa hasta el descansillo. Allí se detuvo y aguzó el oído. En la caja torácica, su corazón brincaba como una bestia acorralada. El viento silbaba en las rendijas. Todo lo demás era silencio. De repente, se sintió ridícula y aquello le hizo toser una risa que no tardó en disiparse en el aire, tan pronto como el crujido regresó a la escalera, descendiendo con parsimonia, deletreando uno a uno cada escalón.

Abrumada por el miedo, retrocedió un paso y, presa de las leyes de la física, rodó las escaleras con gran estruendo hasta la planta baja, donde quedó desparramada de bruces. En medio de la sala, el móvil desmembrado y, unos metros más allá, la puerta, abierta de par en par. A través de ella podía contemplar el bosque nocturno, con sus bestias de cuento y sus negras y desvencijadas hayas que, entre las ramas peladas, permitían al plenilunio espolvorear el sendero con su resplandor.

Al amparo de la generosa luna llena, ni el bosque ni la noche parecían tan amenazadores ni el auto tan lejano. Se sonrió. Sin embargo, antes siquiera de ver germinar aquel inesperado arrojo, una mano emergió de las sombras regresando con gran estruendo la hoja de la puerta a su lugar bajo el dintel, engulléndola en la más fría y afilada oscuridad.

de Gaby
'Me perdí en la noche' de Gaby

Texto con todos los derechos reservados ©

Comentarios

  1. Wow! Su menta y la oscuridad, la hicieron revivir todos los cuentos de bosques y bestias. Cuando creyó zafar... y bue, tras esa mano nos dejo en la mas absoluta oscuridad...
    Voy a pensar que se fue a mirar la tele, jajaa

    Buen texto te hace sentir la incertidumbre que provoca el miedo.


    Gracias Auxi por acompañarme:).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ahhhhhhhh...qué miedo, por favor!...casi de película! jejeje
    Un besito

    ResponderEliminar
  3. Un relato con un ritmo vertiginoso, que te hace sentir la angustia de la protagonista.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Ayyyy! creo que hice lío, o esa mano negra se llevó consigo mi comentario!!!
    Por si acaso, lo reitero... tu relato da miedito! Tanto temor que parecía infundado, terminó por convertirse en un misterio de esos que sirven de alimento a extrañas e increíbles leyendas.
    Muy bueno, logras transmitir ese pavor de la protagonista entre corridas y tropiezos.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  5. Ahhhh!!! No me esperaba ese final, el relato es tan intenso que lleva a creer que tendrá un buen fin.
    Me atrapaste!!! Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Al final se la llevaron, creía que no pero... me mantuviste pegada a las líneas. Me gustó. Un beso

    ResponderEliminar
  7. donde no ocurría anda , más allá que un leve o gran susto en el interior del personaje, de repente, pero, al final, y esto está muy logrado, una mano salida de...
    joderse, me ha gustado...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  8. Muy buen relato con mucho suspenso y terror. Un final impactante. Te quedo genial
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Has conseguido un relato que mantiene la tensión de nosotros los lectores hasta la extenuación. Muy bien desarrollado el clima de miedo que va in crescendo en tu protagonista.
    Un fuerte abrazo.
    P.S. Suerte en tu convocatoria, Auxi.

    ResponderEliminar
  10. Buff! me has puesto los pelos de punta Auxi! Has desarrollado el clima de tensión y cuando ya pensaba que la protagonista salia indemne has pegado el mazazo final. Muy bueno!!!Me ha encantado
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Muy buena puesta en escena, detallado y misterioso, con final de esconder la cabeza bajo la almohada.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Sigo deletreando cada escalón y sintiendo un miedo atroz. Soy muy sugestionable y si el relato es tan verosímil...

    besos y espero poder visitarte el jueves (que la cosa no es tan fácil, jajaja(

    ResponderEliminar
  13. Me gusta el terror, pero mucho más el suspense. Este relato esta muy bien trabajado. Logras crear esa atmósfera de claustrofobia creciente donde metes al lector para hacerle vivir la trama en primera persona.
    Muy bueno.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Magnifico. Con tensión y esperando otro final.
    Siempre consigues sorprenderme Auxi, gracias
    Saludos y un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados