Ir al contenido principal

Jardín, metropolitana imitación

[] Ahora mismo estoy aquí y nadie lo sabe, a lo sumo aquel vejete que está sentado al otro lado de la explanada (si es que me ha visto) y el operario que acaba de pasar empujando un carrillo de mano lleno de mangueras amarillas. Ahora escribo esto y nadie lo lee; redacto esto en mi libreta de bolsillo y a pluma, a la antigua usanza. Por cierto que nadie sabe tampoco cuánto me cuesta hacer que la condenada estilográfica funcione como Dios manda cada vez que la retomo. Sin embargo, al fin mis palabras circulan a mayor velocidad, pues la tinta (azul) ya ha empapado la plumilla y empieza a fluir sedosamente.

A mis pies, un palomo con complejo de perro espera su ración de migas de pan; pero pronto se da por vencido; hace bien, pues no venía preparada para tales lances. A una mediana lejanía veo parpadear, en los rincones soleados, el inquieto negror de las moscas, igual que luces negras.

Sobre mi hombro izquierdo atisbo el cortejo de las ruidosas palomas; hay un duelo detrás del seto de arrayanes, sobre el camino albarizo, y una dama en el aprieto de elegir entre sus dos gallardos galanes. Y por encima de su gutural serenata, suena el poderoso grito del pavo real, extrañamente humano.

Sin embargo, el sonido más claro de mi paisaje es el de la acuática fuente, acompañado del susurro de los amarillentos pasos de las hojas arrastradas por el omnipresente viento de levante.

Jardín,
metropolitana imitación de la atávica naturaleza
y de su ley salvaje.

Paréntesis en el ruido,
en la polución,
en la inercia de la prisa.

Oasis del animal social.

Sobre tu margen plantaría yo mi ventana
para oír siempre tus fuentes y el susurro sordo de tu mecanismo.

Barefoot part one - thomas-darktrack, DeviantArt
"barefoot part one" de thomas-darktrack © DeviantArt (link)

Recupero este texto en honor de Salvochea, gnomo del Parque Genovés. Lo escribí el 25 de mayo de 2005, a las 14:15 horas, sentada en un banco de piedra del parque que hay junto a mi casa.

Comentarios

  1. Cuanta belleza, Auxi, cuanta belleza y cuanto sentimiento hermoso en esto que te leo por
    vez primera...
    Tus letras y la musica van perfectamente acopladas y la
    resultante es una maravillosa
    armonia para los ojos y el alma.
    Gracias Poeta
    "º()º"

    ResponderEliminar
  2. Auxi minha amiga só agora pude passar a vista pelo seu belo site dedicado à pintura...parece um sonho! Farei uma incursão com mais dedicação e lhe digo minhas impressões na volta!

    Grande abraço!
    Mauro Andriole

    ResponderEliminar
  3. ay auxi, Iraklian gogoan zaitugu, que alguno dice por aqui...
    Es un placer tenerte presente

    ResponderEliminar
  4. Gracias, por hacerme volver al jardín de mi infancia.

    Hay veces que miramos y como los ciegos no vemos, así acaba de sucederme.

    Entre varias veces a tu jardín y no ví esta hermosa flor, gracias.

    Vuelve pronto.

    ResponderEliminar
  5. No puedes cerrar los ojos,
    no puedes vivir dormida,
    hay que saber sobreponerse
    plantandole cara a la vida.

    Mirar la vida de frente
    no quejarse inútilmente
    porque somos afortunados,
    solo viendo como viven
    los pobres desheredados
    en otros continentes.


    Todos pasamos malos momentos, pero hay que luchar, sobre todo con el poder de tu juventud.

    Animos y un saludo

    ResponderEliminar
  6. Estoy luchando. Lucho sórdamente. Lucho anónimante. Me enfrento a fantasmas cotidianos e indignos de mención. Por eso peleo con esperanza. Por eso peleo con fe. Con la ilusión de superar a todos mis contrincantes, como tantas veces he hecho...

    Aun con todo, tus palabras me animan a retormar este estúpido pulso en el que me inmiscuido yo sola con más fe aún...

    Gracias... :-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados