Ir al contenido principal

Este jueves, un relato: Gatos en los tejados

gato psicodélico
Jueves con regalo felino propuesto por Jime

Este jueves, estaremos jugando al amigo invisible. El regalo: una imagen; la misión; inspirarnos en ella esta semana... 

Todos los regalos, en casa de Gaby.



Desde que su doliente maullido rebotó entre los tejados del callejón, algo se quebró en el corazón de mi Romeo. Ya no le interesaba como antes las latitas de trucha y verduras, ni demostraba fascinación alguna por los peces del acuario, ni retozaba al calor de los radiadores cuando caía el sol. Ahora se pasaba las horas pegado a la ventana, esperando la serenata que le había robado el sueño y le había llenando la imaginación de pájaros de colores.

- Romeo, esa chica no es para ti -le reprendí hace un par de noches en un alarde de desesperación maternal-. Demasiada gata para un gatito de angora hogareño y cursi como tú...

Diríase, sin embargo, que Romeo no está para milongas y sigue husmeando los ventanales, persiguiendo pájaros con la cabeza. Tan convincente resulta su desazón que esta mañana me he sorprendido a mi misma hojeando las páginas amarillas, buscando una carpintería dispuesta a instalar una gatera en la puerta de la cocina.



Dueto Bufo para Dos Gatos, una deliciosa travesura de Rossinni
secundada por Branislava Podrumac (soprano), Ljubomir Popović (tenor) y Aleksandar Kolarević (piano)

Otras travesuras recomendables...
Amalia Ishak y Eli Gorenstein; Karen Callan y Gail Ruscetta;
Felicity Lott y Ann Murray
;  Pauline Tinsley y Elizabeth Vaughan.

Texto con todos los derechos reservados

Comentarios

  1. ¡JA! ¡Romeo no está para trasnochadas! ¡muy divertido Auxi!

    ResponderEliminar
  2. Esos argumentos no calman la desazón, lo entiendo al gato.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno el relato y muy tierno tu gato enamorado; y el dueto un acierto para acompañar esta entrada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. El corazón siente que siempre está para milongas, y aunque se le avise.... no hay caso: hace lo que quiere!!!!
    Muy disfrutable la imagen, el relato y el video. No se puede pedir más!!!!

    besos visibles!

    ResponderEliminar
  5. Ya sea humano o felino, cuando escucha un tintineo romántico, el corazón no sabe de razones! jeje...me encantó la historia de tu romeo!
    =)

    ResponderEliminar
  6. Vaya qué le has encontrado el latido al gato Romeo, bien enamoradizo te ha salido. Me ha encantado la historia! Sabía que saldrías más que airosa del desafío! y por si fuera poco... muy bien acompañado musicalmente!
    Gracias Auxi por participar! Besos.
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jejeje! ¡Gracias, Gaby! ¡Felicidades por la convocatoria! ¡Esta dando aportaciones geniales!

      Eliminar
  7. jajajajaja, me has recordado una canción (pero está en catalán), se llama "marramiau marramiau", jajajajaja...

    Excelente puesta de texto a la imagen!!!

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Eres una mamá de lo más comprensiva y, te entiendo perfectamente porque tengo a un gato-Romeo de 19 años en casa... ya percibes mi desazón jaja. También me gustó esta historia tan bien detallada.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, cielo! ¡Como dice el sabío, es absurdo ponerle puertas al campo! ;)

      Eliminar
  9. Te quedaste hipnotizada por ese gatito, que te convenció para presentarle esa gatita moña, y es que con esa pinta, normal.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hermosa historia, un gato enamorado que no mide las consecuencias ni asume las diferencias, es que así es el amor no?
    Muy divertido, me encantó.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Sinde! Esta peculiar pareja me pareció una buena manera de retratar el poder del amor para igualar y, como Carmen dice, hipnotizar.

      Eliminar
  11. Auxi, a cada gatito Romeo le llega su Julieta, abre la gatera, que suene ese dueto bufo, que reine el amor gatuno, miauuuu y besitos contentos por este relato ciertamente tierno, dulce, !!!marramiau!!!

    ResponderEliminar
  12. Auxi, el corazón tiene razones que la razón no entiende, así que lo de Romeo es comprensible. Cuando hierve la sangre, poco o nada se puede hacer. Así es la fuerza del instinto. Bien harás en instalar esa gatera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. A tu Romeo le gustara estar con su Julieta y la enamorara con sus ronroneos, veras que feliz te sientes viendo el amor gatuno que se profesan. Bonita entrada Auxi.
    Besos gatunos

    ResponderEliminar
  14. Jajaja Buena idea Auxi. Qué salga pobrecito!

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Pobre gato, que no lo dejas retozar con una linda gatita. Eso son celos ;-)

    ResponderEliminar
  16. Ohh!! aquí está el gato psicodélico que envié!!
    Qué suerte, supiste como sacarle provecho a la imagen contando una linda historia. Me gusta el Romeo enamorado. Ojalá tenga suerte y logre formar una linda familia.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa! La imagen está muy alejada a las imágenes que suelo usar en mi blog! Así que ha sido todo un reto, pero con un resultado muy gratificante! Es increíble como las imágenes nos inspira sensaciones tan diferentes!

      Eliminar
  17. Qué bonita historia del gatito enamorado, muy tierna! El acompañamiento musical precioso! Enhorabuena Auxi! Un beso

    ResponderEliminar
  18. Eso es auténtico amor por tu minino. Sufrías porque el sufría. Mujer generosa!
    Un beso
    del
    Aire

    ResponderEliminar
  19. ¡Ay Romeo, coqueto y enamorado! Quizás fuera mi gatita Sombra la que merodeaba detras de la ventana...
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quié sabe? ¡En el ciberespacio cualquier cosa es posible! ¡Es bonito pensarlo!

      Eliminar
  20. Anda que el gato buscando carpinterías, jaja. Lo que se hace por amor ...
    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.

Entradas populares de este blog

Convocatoria del 16 de enero | Este jueves, yo pongo el principio

«Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?» Memorias de África, de Isak Dinesen. Todos sabemos que Karen Blixen tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong, y que Meryl Streep la encarnó exquisitamente en 'Memorias de África' como una contadora de cuentos nata, una moderna Sherezade que cautivó con sus historias al cazador y devorador de libros Denys Hatton . En el transcurso de la película, hay un momento en el que Denys solicita a Karen su primer cuento....'Cuando cuento historias a mis sobrinas en casa -lo reta la anfitriona-, una de ellas tiene que proveer la primera frase'... En esta convocatoria, os invito a emular a Karen . Para ello, he preparado una fiesta muy especial. En el salón de actos os esperan 35 Denys ansiosos por incitar a vuestras musas... Cada uno de ellos porta un número. ¿Recuerdan el número que han elegido? Pa

Bruja

La vi  marcharse . Observé sus evoluciones en el viento, sobre el que dibujó media docena de figuras fortuitas, casi erráticas, como las de una hoja a merced de la tempestad. Me sonreí, reconozco que hasta con un poco de sorna. Sin embargo, pronto comprobé con horror que no había rastro alguno de inquietud en su semblante; ella estaba aprendiendo a volar sola. Entonces temblé como un niño asediado por las pesadillas, albergando la inequívoca certeza de que, por más que horadase su anatomía con mi mirada, esta vez ella no volvería la vista a atrás. Palabras: inquietud, marcharse, evolución. Albert Joseph Pénot | 'Départ_pour_le_Sabbat' (1910)

Este jueves, un relato: El regalo

Este jueves intercambiamos regalos en casa de Judith . Con manos firmes al tiempo que sedosas, extrajo el artilugio cardiaco de su cavidad y lo depositó en la caja. Sin envoltorio, sin cintas de colores, sin tarjeta, sin dedicatoria, lejos de la parafernalia que les eran propios, aquella fría nevera de plástico guardaba ahora en su interior el mayor de los regalos. Hygeia, detalle de 'Medicina' de Gustave Klimt Texto con todos los derechos reservados